jueves, 23 de abril de 2009

TUMOR DE LA FOSA POSTERIOR


Nombres alternativos : Tumor cerebral infratentorial; Glioma del tronco encefálico


Definición


Es un tipo de tumor cerebral localizado en o cerca de la base del cráneo.

Causas, incidencia y factores de riesgo :
La fosa posterior es un espacio pequeño en el cráneo, que se encuentra cerca del tronco encefálico y el cerebelo, siendo éste último la parte del cerebro responsable del movimiento.
Si un tumor crece en el área de la fosa posterior, puede bloquear el flujo de líquido cefalorraquídeo y ocasionar un aumento en la presión sobre el cerebro y la médula espinal.
La mayoría de los tumores de la fosa posterior son
cánceres cerebrales primarios que se originan en el cerebro en lugar de diseminarse desde cualquier otra parte del cuerpo.
No existen ninguna causa conocida o factores de riesgo asociados con dichos tumores.


Síntomas:
Cuando se presentan tumores de la fosa posterior, los síntomas se desarrollan de manera muy temprana y pueden abarcar:
Ataxia (marcha descoordinada)
Somnolencia
Dolor de cabeza
Falta de equilibrio
Náuseas
Vómitos


Los síntomas a raíz de los tumores de la fosa posterior también se presentan cuando el tumor daña estructuras locales, como los pares craneales. Los síntomas de daño a los pares craneales abarcan:


Pupilas dilatadas
Desviaciones del ojo
Debilidad de los músculos de la cara
Hipoacusia
Pérdida parcial de la sensibilidad en la cara
Alteraciones del sentido del gusto
Inestabilidad al caminar
Deficiencias en el campo visual


Signos y exámenes


El diagnóstico se realiza sobre la base de todos los antecedentes y de un examen físico completo seguido de estudios imagenológicos. La mejor manera de visualizar la fosa posterior es a través de imágenes por resonancia magnética (
IRM).
La
craneotomía posterior (cirugía cerebral abierta) o la biopsia estereotáctica (utilizando instrumentos especiales para obtener una pequeña porción del tumor) se pueden utilizar con el fin de obtener tejido para el diagnóstico.
Los tumores de la fosa posterior usualmente requieren una extirpación quirúrgica, incluso si son benignos (no cancerosos). Esto se debe a las delicadas estructuras en el área que pueden ser comprimidas por cualquier crecimiento anormal y a la frecuencia de los síntomas asociados con los tumores.


Tratamiento


La mayoría de los tumores de la fosa posterior se extirpan quirúrgicamente. Ocasionalmente, también se utiliza radioterapia posoperatoria, dependiendo del tamaño y del tipo de tumor.

Grupos de apoyo
El estrés causado por la enfermedad a menudo se puede aliviar con la vinculación a un grupo de apoyo, cuyos miembros comparten problemas y experiencias comunes.

Expectativas (pronóstico)
El pronóstico depende de la prontitud con la que se detecte el tumor. La obstrucción completa del flujo del líquido cefalorraquídeo ocasiona hernia y muerte, pero si los tumores se detectan antes de que esto suceda, la cirugía está asociada con una tasa favorable de supervivencia a largo plazo.


Complicaciones :


Parálisis de los pares craneales
Hernia
Hidrocefalia
Aumento de la presión intracraneal
Situaciones que requieren asistencia médica Consulte con el médico si nota dolores de cabeza constantes acompañados de náuseas, vómitos o cambios visuales.

Referencias :


Labuguen RH. Initial evaluation of vertigo. Am Fam Physician. Jan 15, 2006;73(1):244-251, 254.
Wilne S, Collier J, Kennedy C, Koller K, Grundy R, Walker D. Presentation of childhood CNS tumours

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada